Fran Parreño y la riqueza de la ilustración clásica.

Fran Parreño y la riqueza de la ilustración clásica.
11th September 2020

En el artículo de este viernes te traemos una entrevista con un joven ilustrador cuya forma de ver el mundo del arte y del dibujo tiene mucho que aportar tanto si te quieres iniciar en el mundo de la ilustración como si ya te dedicas profesionalmente a ello.

Fran parreño, a pesar de su juventud, cuenta con la larga y exitosa trayectoria sustentada en una firme perseverancia y disciplina, y por supuesto,  gran talento del que brotan preciosas ilustraciones de aire clásico, inocente y nostálgico, llenas de la magia y el encanto de los cuentos antiguos…

Te defines como un ilustrador, un poco pingüino y motero…Explícanos eso

Jaja, ¡Vaya pregunta! Pues de motero, sólo la moto. Espíritu y pintas, más bien pocas. Rehuyo bastante de los estereotipos, así que me cuesta bastante relacionarme con el calificativo.

Lo de pingüino tiene más historia. En la facultad, mis amigos me apodaron “pingüino”. Cuando en un ejercicio de diseño tuvimos que crear nuestra identidad corporativa, no lo dudé: mi logo iba a ser un pingüino. Además, le puse armadura y como escudo una paleta, que es una declaración de intenciones de cómo concibo la profesión de ilustrador. Doce o trece años después, aún me defino con él.

¿Cómo y cuando decidiste que querías dedicarte a la ilustración?

Pues por suerte, nunca he tenido que verme en la tesitura de tener que decidir. Ha sido un proceso muy natural. Como prácticamente a todos, de pequeño me gustaba dibujar, y he tenido la fortuna de no tener que dejar de hacerlo nunca. Sabía que quería vivir del dibujo, mis padres me apoyaron y sin ser casi ni consciente, durante los estudios ya estaba recibiendo encargos bien remunerados.

Cuando entré en Bellas Artes sí me planteaba otra forma de vivir del dibujo, pero tan pronto vi lo viciado y turbio que estaba el mundo del arte/galerías, perdí todo el interés.

Me gustaba la Ilustración especialmente porque como dibujante, un encargo me suponía un reto que resolver. Además, muchas de mis aficiones en mi adolescencia necesitaban del apoyo visual de la obra de ilustradores que me fascinaban. Supongo que eso también sumó a la causa.

¿Qué es lo que más te gusta de ser ilustrador?

Como decía, que vivo de dibujar. De solucionar visualmente las carencias o necesidades que se nos plantean con cada encargo (sea editorial, publicitario o de la disciplina que sea).

Otra cuestión que con los años aprecio muchísimo, es que te obliga a estar en constante búsqueda de información. Por ejemplo, hace unos años ilustré La Isla del Tesoro para una editorial londinense en la que me pedían un trabajo bastante descriptivo: A la par de leer una novela que en mi infancia no despertó mi interés (y que hoy es de mis preferidas dentro del género de aventuras), tuve que informarme con bastante minuciosidad sobre barcos de la época, todas sus partes y mecanismos, vestimenta, armamento, etc. Si me tocaba dibujar a la Hispaniola desde muchos puntos de vista, tenía que saber cómo era.

Y al siguiente encargo (infantil), me tocó investigar sobre cómo son las cabras para poder dibujarlas a dos patas, por ejemplo. La diversidad de temas sobre los que te toca nutrirte (unos mínimos al menos), es una forma casi inconsciente de estar en constante aprendizaje.

Tus ilustraciones son clásicas, elegantes, coloridas pero sin estridencias ¿Tienes algún referente o alguien que te inspirara a seguir ese estilo?

Tengo muchos, ¡muchísimos!

Por ejemplo, Arthur Rackham, Edmund Dulac o José Segrelles.

En mi adolescencia descubrí el Señor de los Anillos y para entonces todo el imaginario al que recurrir eran ilustraciones, especialmente las de Angus McBride o John Howe.

Pero por destacar a uno, el gran Norman Rockwell. Por técnica, por narrativa, por todo. Es un portento. Recuerdo cuando mi profesor de Proyectos de Ilustración me acompañó a la biblioteca de l´Escola d’Art d´Alcoi en busca de referencias (para entonces Internet ni estaba ni se le esperaba) mientras me decía: “Voy a presentarte a tu padre”, y me pasó un librito con 332 de sus portadas…me quedé pasmado, y aún me dura esa fascinación por su obra.

Los personajes de tus ilustraciones transmiten mucha ternura y cercanía. ¿Hay algo de autobiográfico en tus obras? ¿Crees que tu niño interior te ayuda a dibujar?

Si somos lo que consumimos, aún más nos define lo que generamos. Tanto, que si de una forma deliberada queremos ocultarnos copiando la obra de otro (pongo como ejemplo extremo), ya en la elección de ese referente estamos dando pistas. Pues imagínate si dibujamos de una forma honesta.

De forma superficial, mis dibujos ya dicen lo minucioso y detallista que soy, creo.

Pero de forma más profunda, siempre intento conectar las escenas que se me plantean con recuerdos o vivencias. Para el álbum infantil suele recurrir a escenas costumbristas, y ahí es más fácil tirar de anecdotario personal. No obstante, igual que decía que superficialmente el estilo de dibujo me delata, supongo que la personalidad que aporto (al personaje que define el texto) tiene algo de mí.

¿Cómo es un día en tu vida? .¿Cómo haces que la creatividad fluya?

Yo no tengo ningún truco mágico para invocar a la creatividad y que fluya a raudales. Ni creo que lo haya. Creo que eso de la creatividad está bastante sobrevalorado. Creo en el trabajo y en la constancia, y sí, hay algo que a veces pasa con mayor facilidad que otras, que de repente solucionas las cosas con mayor fluidez, asocias problema/solución de forma más natural que denominamos “creatividad”. La concentración, el bagaje cultural, todo eso para mí es el truco para que la creatividad nos bendiga. Ya lo dijo Picasso en la célebre cita que se le atribuye.

De mi día a día, resaltaría  el idílico entorno de trabajo que tengo: comparto estudio con otros tres ilustradores que a fuerza de echar horas juntos y crear vínculos, la relación ha trascendido de compañeros a amigos. Tengo un espacio estupendo y un ambiente bucólico.  A eso le añado cierta disciplina profesional (no siempre es fácil cuando tú eres tu propio jefe) y encontrar huecos para hacer vida fuera de la mesa de dibujo.

Siento no tener una contestación mucho más poética o romántica, porque esa visión de la creatividad como algo mágico que se nos escapa de la razón, gusta. Pero después de tantos años, prefiero confiar en la disciplina (que es algo que depende de mí) que en algo azaroso.

A lo largo de tu vida, has vivido en varios sitios y has viajado a muchos lugares, entre ellos Nepal.  ¿De qué manera han influido estos viajes en tu trabajo?

Pues como decía antes, como experiencias vitales de la vida, me han influido como persona y en mi percepción y concepción de las cosas, así que inevitablemente eso acabará reflejado en mi forma de dibujar. Pero no consigo establecer una conexión directa, no hay un ilustrador antes de Nepal y otro después, por ejemplo.

Experiencias, anécdotas y lecciones de vida nos traemos todos de cada viaje, pero insisto en que de forma directa eso no me ha hecho cambiar mi forma de trabajar.

Si no fueses ilustrador ¿Qué serías?

Pues lo tendría realmente difícil…seguramente mendigo.

En mi infancia soñaba con ser fotógrafo de animales para la National Geographic o bombero, pero porque daba por sentado que siempre iba a estar dibujando, iban a ser profesiones adyacentes al dibujo.

Ahora que he tenido la experiencia de dar clases, me gusta y creo que no se me da mal. Pero hasta esto es algo que ha venido como consecuencia de tanta dedicación a mi principal vocación.

Has tenido ocasión de trabajar con las pinturas Gouache de Liquitex. ¿Qué te han parecido? ¿Qué destacarías del Goauche de Liquitex?

Tuve la necesidad de hacer una pequeña prueba tal cual las recibí. Al definirse como gouache/ acrílico, quería ver qué comportamiento tenían.

Con la pequeña experiencia he podido ver que tiene el acabado mate que me fascina del gouache, pero necesito más práctica para saber mejor cómo se comporta con la superposición de capas.

Estoy a la espera de presentar unos bocetos en los que estoy trabajando, porque quiero desarrollar mi próximo álbum con las pinturas Gouache de Liquitex.

¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Tienes algún proyecto o reto profesional que no hayas realizado pero te encantaría hacerlo?

Pues los bocetos que comentaba son para un álbum ilustrado que por primera vez es una propuesta personal, y estoy entusiasmado. Con una narrativa que es totalmente nueva para mí (es un álbum mudo), con una temática bastante más adulta de lo que me suelen encargar y por ello, me he obligado a salir de las acuarelas e investigar con el Gouache.

También tengo un encargo de cartelería, que es una disciplina que me gusta muchísimo pero que por la inercia profesional trabajo poco.

Por supuesto estamos trabajando en la 4º edición del Máster de Ilustración Profesional de Barreira, del que formo parte de la coordinación y estoy definiendo el contrato de un proyecto editorial que me va a ocupar todo el 2021, éste de corte más clásico y cercano a las ilustraciones de Alicia en el País de las Maravillas o La Isla del Tesoro, por petición del escritor.

Cuatro encargos que me supondrán retos totalmente diferentes.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere abrirse camino en el mundo de la ilustración?

El primero, que no se dejen llevar por modas superfluas, que profundicen en los referentes (en los grandes). Que nada que merezca la pena (o casi nada) se consigue sin perseverancia ni dedicación.

Pero esto como discurso de abuelo cebolleta, porque si pienso en mí cuando empezaba, es como cuando de pequeños nos advertían que no metiésemos los dedos en el enchufe, y no era hasta que nos llevábamos una buena descarga eléctrica que entendíamos que realmente no debíamos hacerlo (a veces necesitábamos re-corroborarlo), pues muchos acertados consejos que pueda dar, creo que no se valorarían hasta pasarse uno mismo la experiencia por las manos.

¡Muchas gracias Fran por darnos la oportunidad de conocerte mejor a ti y a tus preciosas ilustraciones!

Si te ha gustado la entrevista también puede interesarte:

Ilustradora, sugestiva y alquimista. Conoce a Belén Segarra.

Entrevistamos a Marcos Cabrera, ilustrador y artista urbano

Entrevistamos al dúo creativo Cachetejack

regístrate web.jpg

 

Síguenos en Instagram

This error message is only visible to WordPress admins

Error: API requests are being delayed for this account. New posts will not be retrieved.

Log in as an administrator and view the Instagram Feed settings page for more details.

Marcas colaboradoras